Trabajo enfermero

Atención primaria en la prostitución

Dos enfermeras ponen en marcha una consulta para garantizar el acceso sanitario a mujeres en situación de prostitución

07 marzo 2022 / Número 29 4 minutos de lectura

Garantizar la salud pública sin dejar a nadie al margen es uno de los objetivos con los que parte la iniciativa enfermera que ha nacido en Tenerife, avalada por la gerencia de Atención Primaria. Las enfermeras del Centro de Salud Doctor Guigou G.B y R.P han sido las encargadas de poner en marcha una propuesta de colaboración con la asociación ‘La Casita’, dedicada a ofrecer diferentes respuestas a víctimas de trata de seres humanos con fines de explotación sexual.

La proximidad entre ambas entidades ha hecho surgir las sinergias que han dado como resultado un proyecto dirigido a mujeres en situación de prostitución. “Nos dijeron que había mujeres de forma irregular que no tenían asistencia sanitaria y eso fue lo que encendió la idea. Unas cuantas compañeras nos reunimos para ver si podíamos hacer algo”, reconoce una de las enfermeras. El apoyo de Félix González, subdirector de Atención Primaria de Tenerife, y de la Dirección de Enfermería capitaneada por Ramón Guillermo Pinto Plasencia ha sido determinante.

Desde julio de 2021 la consulta dirigida con el objetivo de velar por la salud de estas mujeres es una realidad. Los últimos martes y jueves de cada mes, G.B y R.P acuden a ‘La Casita’ para realizar “el mayor número de pruebas diagnósticas posibles” a quienes deciden acercarse a las instalaciones de esta asociación. “Nosotras pasamos una consulta conjunta. Realizamos una anamnesis completa y solicitamos analítica básica y despistaje para ITS. También les administramos la vacuna para el Virus del Papiloma Humano. Nos complementamos bien porque cada una se encarga de diferentes esferas de la salud de la mujer. En el caso de una de ellas, sirviéndose de su especialidad como matrona, les realiza también una citología “Yo me encargo más de la parte ginecológica y de la atención a la salud sexual y reproductiva”.

Un perfil muy heterogéneo

“Nos creíamos que iba a ser una paciente más tipo. Pensaba que iba a ser un perfil más homogéneo, pero es muy variado”. Destronar algunas creencias ha formado parte del aprendizaje de estas dos profesionales que atienden a mujeres con edades que oscilan entre los 20 y los 60 años. Ninguna norma sirve para encorsetarlas, ya que, como ellas mismas reconocen, las causas que las llevan a ejercer la prostitución son muy diferentes. “Hay mujeres que tienen a sus hijos en sus países de origen y lo hacen para mandarles dinero allí. Otras tienen hijos mayores, muchas tienen pareja…”. Cada una con sus circunstancias y todas ellas válidas, ese principio rige la forma en la que estas enfermeras desempeñan su trabajo. “Cada persona es diferente como lo son las razones que las llevan a estar ahí. Hay que entenderlas, más que intentar solucionarles la vida. No puedes enseñarlas a vivir, puedes darles información y consejos de salud”.

Además, entre las iniciativas puestas en marcha por ambas enfermeras se encuentra la educación sanitaria. “Tienen muchas dudas. Sobre el SIDA lo tienen todo muy claro, pero no ocurre lo mismo con el resto de las enfermedades. Tienen ideas mezcladas, también con el coronavirus. Algunas nos dijeron que en los clubs estaban pidiendo el certificado Covid para poder mantener relaciones sin condón”.

“Cada persona es diferente como lo son las razones que las llevan a estar ahí. Hay que entenderlas, más que intentar solucionarles la vida. No puedes enseñarlas a vivir, puedes darles información y consejos de salud”

Nuevo propósitos

“Este proyecto nos ha permitido acercarnos a ellas de una forma más sencilla. Muchas de estas mujeres manifestaban que no quieren que los médicos de sus centros de salud sepan que ejercen la prostitución. Ahí hay un sesgo. No les dan información a sus médicos y enfermeras, pero a nosotras sí”. La iniciativa emprendida por estas profesionales del Centro de Salud Doctor Guigou ha evidenciado la importancia del servicio que actualmente prestan en las instalaciones de ‘La Casita’, ya que, sin este servicio de salud, muchas de ellas no tendrían ni siquiera acceso a la sanidad. “Muchas de ellas están abandonadas a su suerte o sin posibilidad de hacerse citologías, por ejemplo. Este sistema sí se lo permite. Esto no solo las va a beneficiar a ellas sino a toda la población en general y a todas las personas que entran en contacto con estas mujeres”. Hasta la fecha, han atendido a 44 mujeres, de las cuales, el 80% ya cuentan con dos dosis de la vacuna contra el VPH. Durante los meses de diciembre y enero la consulta permaneció cerrada con motivo de la situación epidemiológica provocada por el Covid-19.

Sus futuras metas se centran en ampliar el campo de actuación de la consulta para llegar a más personas en esta situación de vulnerabilidad y desligarse de ‘La Casita’. Aunque mantienen que la relación con la entidad “es buena”, persiguen una mayor independencia y que sea el Servicio Canario de Salud quien dé garantías a un sector de la población, hasta ahora, desprotegido.

Ramón Guillermo Pinto Plasencia,
Director de Enfermería

La Enfermería Familiar y Comunitaria no debe anclarse a la consulta clásica y a la ejecución de simples tareas, estamos obligados a promover competencias de alto nivel y proyectos que aporten valor a esas intervenciones enfermeras. Ser proactivos, captar la atención de nuestros pacientes, fidelizarlos o llegar a sus entornos familiares y sociales, son algunas de las bases de cualquier proyecto en Primaria.

Desde este punto de partida y con la potenciación del trabajo multidisciplinar nacen diferentes proyectos. Esas ideas se ponen en marcha a través de pilotajes en centros de referencia, que tras su evaluación y estudio de impacto se decide su implementación.

La Enfermería de Atención Primaria tiene como uno de sus cimientos la promoción de salud, convirtiendo a los centros de salud en verdaderos entes vertebradores de la salud de una comunidad y de sus recursos, por ello este proyecto aúna todas esas características ya que supone una intervención en base al diagnóstico de salud de la Zona Básica, visibiliza y aborda las diversas realidades de la comunidad a través de la captación de mujeres en situación de prostitución y nos permite realizar con ellas actuaciones que de otra forma sería inviables en las consultas del centro.

Etiquetas: atencion primaria,enfermeria,enfermeras,Centro de Salud Doctor Guigou,Salud sexual,Prostitución