Un enfermero de Lanzarote, Premio Nacional de Informática de la Salud 2013 por una aplicación para móviles

AplicacionEnfermera02Manuel Verdugo, enfermero del Hospital General de Lanzarote, ha desarrollado una aplicación informática que permite a los pacientes que han perdido la capacidad del habla, de forma temporal o definitiva, comunicarse con los profesionales sanitarios o con sus familiares. Esta aplicación, que se denomina HIPOT-CNV (Herramienta Informática Portátil y Táctil para la Comunicación No Verbal), obtuvo el Premio Nacional de Informática de la Salud 2013 y ya se está utilizando en los centros sanitarios públicos de Lanzarote.

AplicacionEnfermera01
Manuel Verdugo
Enfermero y premio nacional de informática de la salud

“A veces, aunque detectas necesidades
en tu trabajo diario, las asumes hasta
que algo te hace cambiar, romper esa dinámica y se te ocurre una idea”

Para él, este galardón, “significa mucho, pues han sido tres años de trabajo, de pedir permisos y de superar mucha burocracia”. Además, reconoce que “fue un cúmulo de casualidades”. Había presentado el proyecto en varios congresos, solicitado subvenciones sin ningún éxito y fue en la última semana de plazo que decidió presentarlo al Congreso de la SEIS (Sociedad Española de Informática de la Salud), en el que le concedieron el Premio Nacional de Informática y el reconocimiento al mejor proyecto presentado al congreso de ese mismo área en 2013.

Manuel y su equipo de compañeros también tienen la satisfacción de ver cómo el HIPOT CNV se ha empezado a utilizar en los servicios sanitarios del Área de Salud de Lanzarote. En la actualidad, los profesionales del hospital informan a este tipo de pacientes de la existencia del HIPOT y, antes de ingresar, el propio enfermo o un familiar lo trae instalado de casa. “Cuando les damos esta alternativa ven el cielo abierto”, asegura Manuel.

Ya se está empleando

Desde el mes de octubre de 2013, 6 pacientes, (4 de
ellos durante el ingreso hospitalario) han utilizado
la aplicación. Tras el alta hospitalaria, “contactamos
con ellos y les pedimos que nos digan qué se
puede mejorar”, comenta Manuel Verdugo. Además,
la consejera de Sanidad del Gobierno canario, Brígida
Mendoza, ha anunciado que su uso se va a extender
a todos los hospitales públicos.

¿Cómo funciona la aplicación?
La aplicación funciona con pictogramas y voces sintetizadas. Es fácil e intuitiva. Una vez instalada, aparece una explicación sobre cómo elegir si el usuario es hombre o mujer, el idioma y el tamaño de textos y pictogramas. El menú inicial permite elegir tres opciones: “Mis necesidades”, “Háblame de...” o “Sanitarios”. Consta de un vocabulario de 130 elementos, compuestos por imágenes con una descripción en la parte inferior que están distribuidos en diferentes categorías basadas en patrones definidos en los cuidados de enfermería. Al tocar los dibujos, el dispositivo móvil explica lo que quiere decir, mediante una voz sintetizada. Así, el paciente puede expresar sus necesidades: si tiene dolor, sed, náuseas, su estado de ánimo, etc.

Dispone de nueve idiomas, (castellano, catalán, euskera, gallego, francés, inglés, alemán, chino y árabe). Se puede emplear también para los turistas que utilicen los servicios sanitarios. También permite modificar el tamaño y número de imágenes de pantalla, el idioma y el tamaño de letra, para facilitar la lectura a los pacientes con dificultades visuales.

La aplicación está disponible para dispositivos móviles de última generación con sistemas IOS y Android. Su descarga es gratuita.


 

El origen de la idea

 
  Manuel empezó a trabajar
en la idea hace más
de tres años, a raíz de la
enfermedad de un familiar
que se iba a someter a
una intervención quirúrgica
y podía perder el habla.
Estuvo investigando y no
encontró nada, así que
decidió buscar su propia
alternativa. “A veces,
aunque detectas ciertas
necesidades en tu trabajo
diario, asumes esas carencias,
hasta que hay algo
que te hace cambiar, romper
esa dinámica y que se
te ocurra una idea”.
  Aunque la idea fue
suya, la transformó en una
iniciativa de enfermería.
Formó un equipo con cuatro
compañeras, Sandra,
Emma, Teresa y Belén.
La primera versión era en
power point, “para el congreso
tenía imágenes y
sonido”. Tras el premio, el
Servicio Canario de Salud
(SCS) se interesó y el de-
partamento de informáti-
ca desarrolló la aplicación
para móviles y tabletas.
Manuel ha cedido los
derechos de su utilidad a
la sanidad pública.