La Escuela de Pacientes del Hospital Rey Juan Carlos de Móstoles, Madrid, forma en el afrontamiento eficaz de los cuidados tras el alta.

Escuela pacientes rey juan carlos 1   Escuela pacientes rey juan carlos 2
La escuela funciona gracias a la implicación de la enfermería. Fomenta al aprendizaje del paciente, favoreciendo el autocuidado.

Proporcionar técnicas, herramientas y habilidades a los pacientes y cuidadores para que puedan afrontar la nueva situación de dependencia o cronicidad en la que se encuentran una vez reciben el alta hospitalaria. Con esta intención nació a finales de octubre de 2013 la Escuela de Cuidadores y Pacientes del Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles, en Madrid, dentro del marco de estrategia de continuidad de los cuidados. "Hemos puesto un puente a ese salto al vacío que supone la marcha de los pacientes a sus domicilios, donde tienen que seguir cuidándose ellos", resume de manera gráfica Mercedes Abuin, supervisora de hospitalización y responsable de la iniciativa, junto con la directora de Enfermería, Juana Martí-Belda.

"Durante el ingreso, vemos qué pacientes van a necesitar cuidados al alta. Los incluimos en el programa y le impartimos, de manera individual, las sesiones sobre los cuidados de su patología. Esto les da mucha seguridad cuando regresan a sus domicilios". Las fichas exponen las recomendaciones específicas de autocuidados. "Por ejemplo, quienes se van en tratamiento con acenocumarol, los que necesitan manejar una ostomía, quienes llevan marcapasos o los que se van con pauta de heparina", explica Mercedes Abuin. Fue el caso de María del Carmen Díaz García, de 59 años. "Me operaron del hombro. Necesitaba inyectarme heparina para prevenir la trombosis. Cuando me lo dijeron pasé miedo, porque no sabía cómo hacerlo. Entonces, las enfermeras vinieron y me explicaron cómo administrármela. Yo iba haciéndolo con ellas y preguntaba las dudas. Después no tuve problema y quedé contenta".
Según la complejidad de cada enfermedad, suelen ser entre tres y cinco sesiones, con presentaciones audiovisuales. Además aplican la escala de Zarit, comprobando el grado de sobrecarga del cuidador principal para que participe en las formaciones.

Escuela pacientes rey juan carlos 31.200 pacientes formados en 2016
La Escuela de Pacientes del Hospital Universitario Rey Juan Carlos formó a más de 1.200 pacientes en 2016. Continuamente, están actualizando las fichas informativas.

Comenzaron con una veintena y ahora tienen cerca de cincuenta. "Conforme vamos detectando nuevas áreas de interés para los pacientes vamos elaborando nuevas formaciones específicas", explica la supervisora de enfermería Mercedes Abuin.


Los contenidos de las fichas están publicados en la página de internet del hospital. "Tienen la posibilidad de consultar cualquier duda e incluso de preguntarnos a través de la consulta electrónica". De esta forma, fomentan la calidad percibida de los cuidados por parte de los pacientes. Toda esta información se incluye en la historia clínica electrónica. "Así, la enfermera de Primaria puede ver en qué parte del programa hemos incluido al paciente e incluso ponerse en contacto con nosotras para resolver dudas", explica Mercedes Abuin, promoviendo así la continuidad asistencial.

En la escuela participa el conjunto de las enfermeras de hospitalización. Para ponerla en marcha, formaron en técnicas de comunicación a una profesional de cada unidad, siguiendo la estrategia de formación de formadores. "Un aspecto muy importante ha sido la implicación de todas las enfermeras, ya que sin su compromiso y apoyo y también sin el liderazgo de la Dirección de Enfermería la escuela no hubiera podido salir adelante", concluye Mercedes Abuin.

 

 
 

Nuevo proyecto al alta


Escuela pacientes rey juan carlos 4
A lo largo de 2017 está previsto el inicio de una nueva intervención con los pacientes de la unidad de ictus que han recibido el alta. "Durante su ingreso, les formamos en los cuidados que necesitan, a ellos y a sus familias. Ahora vamos a implantar talleres presenciales con el fin de resolver in situ todas las dudas que les hayan surgido y así poderles hacer un seguimiento más personalizado", explica Mercedes Abuin, enfermera y supervisora de hospitalización del Hospital Rey Juan Carlos. "Suelen ser pacientes con grandes dependencias debido a su patología. Tienen problemas de movilidad, de nutrición, de comunicación... Requieren muchos cuidados y necesitan formación no solo durante el ingreso, sino también una vez reciben el alta. Por este motivo, vamos a trabajar con más detalle y profundidad con ellos".