Elías Rovira Gil, profesor de Enfermería de la Universidad de Castilla La Mancha, es uno de los principales escritores de haiku en España.

La pasión de Elías Rovira Gil siempre fue la docencia y por ello, desde el principio, tuvo claro que a ella se dedicaría. Hace 29 años, comenzó como profesor de la Escuela de Enfermería de Albacete, entonces adscrita a la Diputación Provincial. Hoy es profesor titular de Enfermería Médico-Quirúrgica y Anatomofisiología de la Universidad de Castilla-La Mancha y codirector de diversos de sus posgrados. En la biblioteca de la facultad, gracias a dos de sus responsables, Frutos Soriano y Ángel Aguilar, descubrió la que ha terminado por convertirse en otra de sus pasiones: el haiku, un tipo de poesía japonesa. "Me animaron a realizar un curso y quedé verdaderamente sorprendido. Soy una persona que siempre va muy apresurada. La lectura y escritura de haikus me aportan una calma y una observación para detenerme en la realidad que me viene muy bien".

Elías considera que hubo un antes y un después en su forma de percibir el mundo. "Algo que antes te pasaba desapercibido, ahora te paras, lo ves, lo oyes, lo hueles, lo sientes... Lo disfrutas. La observación te permite apreciar más la vida, pararte y disfrutar de ella". El haiku es una poesía sencilla, humilde, que expresa aquello que nos llega desde fuera a través de uno de los cinco sentidos. Suele centrarse en la naturaleza, o en un mínimo instante de vida, de lo que ocurre a nuestro alrededor. "Es una composición humilde, sencilla pero no simple. Es la antítesis de la poesía occidental, donde el escritor busca el lucimiento, expresar sus sentimientos. Al contrario, el haiku es un proceso de despojamiento, donde lo que tú piensas es secundario. Simplemente reflejas un momento de la vida que compartes con los demás, de la manera más sencilla posible, para que el lector imagine esa escena y la viva por él mismo. Ahí está la complejidad, escribir sencillo y que llegue".


Elias Rovira haikus 1

 
Premio Internacional de Haiku

  seda pintada.
solo por un momento
se para el niño

Este haiku, escrito por Elías Rovira, obtuvo en 2014 el Premio Internacional Tsunenaga Hasekura al mejor haiku. "Fue una alegría tremenda. Me llenó de gozo y regocijo", recuerda. "El premio, realmente, consistía en ir a Japón a recogerlo, porque pude conocer a los escritores japoneses más importantes y visitar los lugares que son una referencia para esta poesía".

En la imagen que acompaña a estas líneas, podemos ver, de izquierda a derecha: Sra. Tsushima (Editora de la prestigiosa revista de haiku Tamamo); Sr. Hoshino (Pte. de la Asociación de haiku tradicional y director del Kamakura Kyoshi Tatsuko Memorial Museum), Sr. Arima (Pte. de la Asociación Internacional del Haiku, ex Ministro de cultura y ex Rector de la universidad de Tokio); Elías Rovira (ganador haiku extranjero), Sra. Hisano (ganadora haiku en japonés) y Sr. Takano (Pte. Asociación de haiku Contemporáneo).

 

Muchas satisfacciones
La afición por el haiku le ha reportado muchas satisfacciones a Elías Rovira. Ha logrado el premio internacional Tsunenaga Hasekura al Mejor Haiku, el primer premio 'Elías Roldán de Poesía' del Ateneo de Albacete con su obra 'Las cinco estaciones', posteriormente editada por QVE', y el segundo premio de Haiku Grau Miró de Barcelona.

En la actualidad, Elías Rovira es vicepresidente de la Asociación de Haiku de Albacete (AGHA), ciudad considerada como la capital del haiku en España. "Soy bastante activo. Creo en el asociacionismo como fuerza para generar colectivos, unir a gente y trabajar por objetivos comunes. Entonces, pensamos rápidamente en generar una asociación y comenzamos a organizar seminarios y congresos. Empezaron a llegar personas de muy diferentes edades, encantadoras, muy heterogéneas y ahí surgió todo". Ahora mismo son una treintena de escritores en la ciudad manchega y más de un centenar en España. Su próximo proyecto es la creación de la asociación internacional del haiku en español. Además, es redactor jefe de la revista Hojas en la Acera (Gaceta Internacional de Haiku) y miembro del colectivo Puente Madera de Albacete. "El haiku engancha. Quien se toma la molestia de conocerlo, empieza a tirar del hilo y no puede parar, porque es un mundo muy interesante", asegura.

Posibilidades terapéuticas
Las posibilidades terapéuticas del haiku, por ejemplo en enfermería, es una de las cuestiones por explorar. "Ya han surgido voces en ese sentido", explica Elías Rovira. "Teníamos un buen amigo de Navarra que falleció de cáncer. Era amante y escritor de haikus. Estando terminal, decía que le venía muy bien leerlos y escribirlos. Nos decía que alguien debería plantearse realizar algún estudio de este tipo. Sin duda, sería un aporte positivo". 

 

Tres haikus de
Elías Rovira
sobre salud

la recién parida,
ya no se asoma
a contemplar la lluvia

en la herida pegado
un hilo de algodón;
vuelve la brisa
 jardín de hospital…
bajo el pino carrasco
reverdece la higuera

 

Un inventor apasionado

Elias Rovira haikus 3Elías Rovira Gil es profesor de Enfermería, escritor de haikus y también inventor. Ha diseñado un laringoscopio con temporizador que advierte del tiempo máximo para intubar a un paciente. "Fruto de las prácticas con los alumnos, observé que muchos de ellos sobrepasaban el tiempo aconsejable. Luego, hablando con compañeros que se dedican a la asistencia, me comentaron que esto ocurría también con muchos profesionales. Si no eres anestesista, puedes hacer una intubación una vez cada tres años y no tienes la práctica necesaria. Se me ocurrió poner un temporizador con una alarma y patentarlo". Para ello, contó con la ayuda de dos ingenieros y de la Universidad de Castilla La Mancha. Además, con uno de sus prototipos, realizó su tesis doctoral.