Cuestiones, temas y profesionales que contribuyen al progreso de la Enfermería

EnDesarrollo01INTRODUCCIÓN
Las personas son seres sociales que buscan establecer lazos de identidad y de amistad con otras personas y que, en su entorno de trabajo, utilizan esas relaciones para conseguir apoyo social y así lograr sus objetivos (Mehra et al., 1998). Por tanto, parece lógico pensar que estos vínculos podrían ser optimizados en las organizaciones, y no obviarlos como es la respuesta actual por parte de los directivos y de las propias políticas de gestión sanitaria. En este sentido, se podría incorporar la experiencia que otros contextos organizativos han experimentado con la utilización de estas redes informales para mejorar el rendimiento, el clima laboral o la motivación de sus trabajadores. Ciertamente, los trabajadores informan, preguntan, piden ayuda o transmiten afecto más allá de lo que supone un organigrama formal, generándose una estructura social rica en líderes que transfieren recursos. Esta estructura social es la denominada red social. ¿Qué es una red social? Se define como “un conjunto de nodos y de lazos, representando éstos últimos la existencia o la carencia de alguna relación entre los nodos” (Brass et al., 2004: 795), pudiendo ser los nodos individuos, grupos u organizaciones. La perspectiva de red y de los recursos que se pueden intercambiar a través de ella es el punto de partida de este estudio que, en última instancia, pretende aportar un trabajo exploratorio que permita extraer recomendaciones para mejorar la gestión enfermera.

EL LIDERAZGO A TRAVÉS DE LAS REDES
El presente estudio está enmarcado dentro de la Teoría de Redes. Se analizó la posición del profesional de Enfermería dentro de la red de su equipo de trabajo, en el que se incluyeron médicos y auxiliares de Enfermería. Dicha posición fue cuantificada aplicando el método ARS , el cual es un conjunto de conceptos matemáticos, derivados de la Teoría de Grafos, utilizados por los investigadores de redes. Su axioma fundamental es la noción de que los actores que forman parte de una red no son independientes, sino que influyen unos en otros en función de las relaciones que mantienen entre sí (Borgatti y Li, 2009).

Existe un liderazgo de la Enfermería
con respecto a otros estamentos, en las
redes sociales de los equipos sanitarios

En esta línea, el profesional de Enfermería parece ser un nodo central, que establece intercambios de recursos de forma bidireccional con distintos departamentos y estamentos. Por ejemplo, una enfermera pide información al departamento de cocina, de farmacia, al médico, al celador, etc. Por otra parte, también le piden información o ayuda el médico cuando quiere conocer la evolución del paciente, el celador cuando pregunta qué paciente ha de trasladar, el departamento de ingresos cuando necesita conocer dónde debe ingresar un nuevo paciente, etc. Todas estas relaciones no están delimitadas formalmente en los servicios o unidades de un centro sanitario y, sin embargo, generan una estructura o red donde los aspectos colaborativos desempeñan un papel fundamental a la hora de traducirse en eficacia de resultados.

A la vista de esta justificación y del rol social del profesional de Enfermería, se ha llevado a cabo un estudio para averiguar cómo se comportan las redes sociales en las que la enfermera está inmersa, qué tipo de recursos transfiere y cuál es su liderazgo en cuanto a los vínculos con los distintos profesionales y estamentos. A partir de estos objetivos, apoyados en la literatura especializada en redes sociales en el campo organizativo, se propusieron las respectivas variables independientes y dependientes con las que se recogió evidencia empírica. Fueron:

•Variable dependiente: el rendimiento evaluado por el individuo.

•Variable independiente: la posición de liderazgo en la red.

Para la medida del rendimiento, se recurrió a trabajos empíricos similares donde los criterios del rendimiento están vinculados con aspectos relacionales (Sparrowe et al., 2001, Oh et al., 2004). También se consideraron las contribuciones específicas de las organizaciones sanitarias que contemplan parámetros como la satisfacción del paciente (Filipe y Dyson, 2008; Patel et al., 2008) y el clima organizativo (Filipe y Dyson, 2008; Patel et al., 2008).

EnDesarrollo03En cuanto al liderazgo se definió como la reputación de un actor en la red. En este sentido, la reputación de un actor puede analizarse y hacerse operativa desde dos puntos de vista. Por una parte, el número de conexiones directas que recibe el actor, denominado en el ARS como indegree (Mehra et al., 2006). Por otra, la capacidad de influencia que se tiene sobre los contactos de tus contactos, componente denominado eigenvector (Bonacich, 1987; Borgatti, 2005). Esta última forma de entender el prestigio es la contemplada en este estudio por considerarla más rigurosa y forzar más la medida de liderazgo.

El liderazgo fue estudiado atendiendo al intercambio de consejo, ayuda y motivación generado entre los profesionales que trabajaban en un mismo servicio o equipo de salud. De esta forma se analizaron las tres redes sociales correspondientes: Red Social del Consejo, Red Social de Ayuda y Red Social de la Motivación (Marqués, 2010).

En un análisis descriptivo, la media de respuesta en cuanto a la valoración del rendimiento fue de 3,9 (entre 1 y 5) con una desviación típica de 0,64. Nadie puntuó a su servicio por debajo de 3. Este resultado podría reflejar que, en general los profesionales consideran que trabajan de forma satisfactoria y consiguen buenos resultados.

EnDesarrollo04Como se ha expuesto, este trabajo analiza el liderazgo del profesional de Enfermería dentro de su servicio. Sin embargo, para contextualizar su comportamiento relacional hubo que incluir a los demás estamentos porque, de una forma u otra, estaban presentes en el equipo. Sin embargo, los resultados de la investigación demuestran que ambos estamentos, personal médico y de Enfermería, están en un mismo equipo atendiendo a la estructura formal, pero se comportan como redes poco interrelacionadas. Tal conclusión se extrae con la representación de algunas redes, donde se observa que la separación de los estamentos es manifiesta (Figuras 1 2). Los datos de las redes se leyeron utilizando el programa especializado UCINET 6.182 (Borgatti et al, 2002).

Por otra parte, en ambos gráficos es visible el rol de intermediación del personal de Enfermería, de forma que si elimináramos determinados nodos, aparecerían dos subredes desconectadas. Esto pone de manifiesto el liderazgo del profesional de Enfermería entendido como un liderazgo que responde a una posición de intermediación en la red. Es decir, a través de determinados nodos líderes pasa la información procedente de unos nodos para alcanzar a otros profesionales. Es lo que denominamos un puente, en este caso entre los dos estamentos: profesionales de Enfermería y médicos.

DISCUSIÓN Y CONCLUSIÓN
Los resultados demuestran que sí existe un liderazgo mayor del personal de Enfermería con respecto a otros estamentos, en las redes sociales de los equipos sanitarios, tal y como se evidencia con su posición central en los gráficos de las redes. Además, estos profesionales consideran que ayudarse entre ellos y ser capaz de motivarse son los aspectos más relevantes para que un servicio o una unidad sean eficaces en su rendimiento. Por tanto, el presente estudio exploratorio demuestra dos puntos importantes: el liderazgo del personal de Enfermería sobre otros profesionales y los aspectos relacionales prioritarios para definir el buen rendimiento de su equipo: la ayuda y la motivación, basada en la confianza y en el buen compañerismo, tal y como reflejó el Manifiesto de Espinoso de Compludo en cuanto a los valores para la práctica enfermera (Mompart et al., 2003).