Tras implantarlos en 2011, el 96,9 por ciento de los pacientes del Hospital Infanta Cristina de Parla tiene un plan de cuidados individualizado.

 

     
  Huic 3 cmyk  
Selene Mobility
 

 En la actualidad, el Hospital Infanta Cristina de Parla está trabajando en la implantación de Selene Mobility. "Empleamos tablets con una aplicación que nos permite hacer la valoración inicial a pie de cama", destaca la directora de enfermería, Paloma Pérez-Serrano. Comenzaron en octubre de 2015 y ya lo tienen implantado en hospitalización convencional, maternidad y cirugía. "Antes se hacían las valoraciones en papel y luego se transcribían al ordenador, con el riesgo de pasar por alto algún dato. En cambio, ahora son más completas y reales".

 

El conjunto de las 267 enfermeras del Hospital Universitario Infanta Cristina de Parla trabaja con diagnósticos basados en la Metodología Enfermera, siguiendo la taxonomía NANDA, NOC, NIC. Es el único centro de la Comunidad de Madrid que cuenta con planes de cuidados individualizados en los servicios de hospitalización general, pediátrica y obstétrica, en las unidades de psiquiatría y neonatos, en las consultas externas de enfermería, en el hospital de día médico y la unidad de diálisis. "Hemos conseguido hacer realidad los planes de cuidados y tenemos un porcentaje muy alto de implantación", afirma la actual directora de enfermería, Paloma Pérez-Serrano Liaño. En 2015 el 96,9 por ciento de los pacientes contó con su plan de cuidados específico.

Desde su inauguración, en 2008, el hospital dispuso de la historia clínica informatizada, con el programa SELENE. Esto llevó a la dirección de enfermería a iniciar el proyecto en 2009, según explica Paloma Pérez-Serrano, quien llegó a su actual responsabilidad hace dos años. "La herramienta informática tenía una serie de formularios para registrar la actividad diaria, que se fueron completando hasta establecer los planes de cuidados individualizados, estandarizando las competencias enfermeras". Este proceso lo lideraron cuatro enfermeros metodólogos, que coordinaron los grupos de trabajo en los que participaron alrededor del 25 por ciento de los profesionales de enfermería. "De esta manera, las profesionales de las unidades donde se iban a implantar los planes de cuidados colaboraban en su elaboración, sin ser expertas en la materia, entendiendo y asimilando el proceso". Tras dos años de trabajo, el proceso finalizó en 2011 con la implantación de 38 diagnósticos enfermeros y 75 intervenciones, un catálogo fácilmente manejable, que ha permitido salvar las resistencias al cambio que han ido apareciendo. "La primera dificultad fue la implantación de la historia clínica, pues no teníamos el hábito y su manejo costó trabajo. Sin embargo, los planes de cuidados se pusieron en marcha rápidamente. Al principio, dedicas más tiempo pues no conoces la valoración completa. Pero cuando ya has realizado varios, el seguimiento del formulario es muy rápido", señala Paloma Pérez-Serrano. "La valoración al ingreso está basada en los patrones funcionales de Marjory Gordon. Según los que estén alterados, el programa descarga una serie de diagnósticos. El enfermero selecciona aquéllos que va a trabajar con el paciente así como las intervenciones relacionadas. De esta forma, individualiza el plan y conseguimos ofrecer un cuidado integral".

 Entre 2009 y 2011, las enfermeras confeccionaron su propio mapa competencial, con la ayuda de cuatro expertos en Metodología. Desarrollaron 38 diagnósticos y 75 intervenciones que han mejorado los cuidados y la atención integral del paciente

 

Huic 2 cmyk

Los beneficios para los enfermeros

"Con la historia clínica en papel es más complejo realizar un seguimiento de los planes de cuidados", recuerda Paloma Pérez-Serrano. "En cambio, el empleo de metodología enfermera y SELENE permite a las enfermeras realizar un seguimiento más fácil de las actividades que tienes que hacer con los pacientes. En la misma tabla tienes las intervenciones, la medicación programada... El trabajo se simplifica y es más sencillo, por ejemplo, el informe al alta".

Los pacientes y la continuidad con AP

"Los pacientes tienen un reflejo perfecto de todas las necesidades de cuidados y de cómo se van a ir tratando", destaca la directora de enfermería del Hospital Infanta Cristina. La continuidad con Atención Primaria es otro aspecto destacado, ya que los centros de salud están conectados con el sistema. "Además, hemos revisado el informe al alta para completar la información que incorporamos, siguiendo los requisitos del real decreto sobre la materia".

Explotación de los datos e investigación

El empleo de todos los datos volcados en el sistema es uno de los proyectos en los que va a trabajar ahora el Hospital Infanta Cristina. "Queremos relacionar los diagnósticos médicos con sus planes de cuidados. Por ejemplo, qué cuidados hacemos con los pacientes con EPOC y los relacionamos con sus GRD. Vamos a cerrar el proyecto por completo". Además, la investigación y la comparación de los datos con otros hospitales es otra de las líneas futuras de trabajo.